LA FALTA DE APOYO SOCIAL Y TERAPIA EN ESQUIZOFRENIA SE ASOCIA CON SUICIDIO

f2ec69eab23fdda583f9d65dc5342957f2adce3a137df8906a90a1563dfb7abced54eed28adea9ddd461e5eba0325c8f402701bdb909599c471b35074c99b0d475fd1ca99be781cdbd636fa65151028a

NUEVO INFORME

La falta de apoyo social y terapia en esquizofrenia se asocia con suicidio

‘Esquizofrenia’ revela que el 10 por ciento de los pacientes con la patología al borde de la exclusión social cometen suicidio.

Redacción. Madrid   |  19/11/2013 00:00

El 10 por ciento de los pacientes con esquizofrenia al borde de la exclusión social cometen suicidio. Es lo que revela el nuevo informe presentado por el Grupo de Interés en Salud Mental, Bienestar y Trastornos Cerebrales del Parlamento Europeo. El documento, con el título Esquizofrenia. Llamada de atención a los responsables políticos, incluye las carencias y necesidades asistenciales de los casi 26 millones de afectados por la enfermedad en el mundo, además de contar con opiniones de expertos internacionales como psiquiatras, investigadores, asesores políticos, enfermeros, pacientes y grupos de apoyo.

Celso Arango, único investigador español en el grupo de autores del informe y director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), explica que “uno de los motivos que nos han llevado a escribir este documento es la percepción de que no se están destinando todos los recursos necesarios para la prevención y el tratamiento de los trastornos psicóticos, la esquizofrenia entre ellos, en la Unión Europea”. Además, considera que “invertir en estos pacientes es fundamental, ya que estamos viendo que se puede retrasar la edad de inicio del primer episodio psicótico y eso tiene consecuencias importantes en el pronóstico a largo plazo del tratamiento de la persona”.

Silvana Galderisi, profesora de Psiquiatría de la Universidad de Nápoles y coordinadora del estudio, indica que “las expectativas de los profesionales, en términos de resultados positivos y recuperación en pacientes, son muy bajas. Por ello, hay que trabajar para los afectados a través de una atención integral que tenga en cuenta los aspectos físicos y mentales del paciente”, concluye.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://psiquiatria.diariomedico.com

 

e3b470664fb7d4f47ba2c4dbf563f615bc1279be06bb2ce5d0f03a85d2abc52e768a9217d82b7f4d833b398c5fe66dcf0437c2125f382df1236271f3e17c36a6
PUBLICADO EN ‘NATURE COMMUNICATIONS’

Nuevo factor de riesgo en trastorno bipolar

Investigadores han descubierto un nuevo factor de riesgo genético para la esquizofrenia y el trastorno bipolar llamado NDST3.

Europa Press. Madrid   |  20/11/2013 18:06

Investigadores del Instituto Feinstein para la Investigación Médica, en ManhassetNueva York, Estados Unidos, han descubierto un nuevo factor de riesgo genético para la esquizofrenia y el trastorno bipolar llamado NDST3, un hallazgo que publica en su edición digital la revista Nature Communications.

El estudio, dirigido por Todd Lencz, del Departamento de Investigación Psiquiátrica del Hospital Zucker Hillside y del Instituto Feinstein, analizó a más de 25.000 personas. El hallazgo de una variante en NDST3, un gen crítico para los procesos de desarrollo neurológico, aporta una nueva luz sobre la arquitectura genética y posibles dianas terapéuticas para tratar la enfermedad psiquiátrica.

db35e1e573793cea5f2f777c6ade259a8defcd817b2aa93f1cf779e23e281a52613b2d918aaa1e7593e7bcae1c7e37dc

 

 

Related articles
Anuncios

Alteración de la conectividad funcional y anatómica en la esquizofrenia

 

 

PSIQUIATRÍA

Artículo original

enfermedades mentales / Psicosis / Esquizofrenia
FUENTE: http://www.psiquiatria.com
4/abr/2012 Schizophrenia Bulletin. 2010 May;37(3):640-650.

Alteración de la conectividad funcional y anatómica en la esquizofrenia.

(Altered Functional and Anatomical Connectivity in Schizophrenia. )
Autor-es: Jazmin Camchong; Angus W. MacDonald III; Christopher Bell…(et.al)

Resumen

Introducción: La esquizofrenia se caracteriza por ausencia de integración entre pensamiento, emoción y conducta. Una interrupción de la conectividad entre los procesos cerebrales puede subyacer a este cisma. Se utilizó resonancia magnética funcional (RMf) y estudio de imagen con tensores de difusión (EITD) para evaluar la conectividad cerebral funcional y anatómica en la esquizofrenia.

Métodos: Se incluyó a un total de 29 pacientes con esquizofrenia crónica (11 mujeres; edad: media = 41,3, DT = 9,28) y 29 testigos (11 mujeres; edad: media = 41,1, DT = 10,6). En los pacientes con esquizofrenia se evaluó la gravedad de los síntomas positivos y negativos y las capacidades cognitivas generales de atención/concentración y memoria. A los participantes se les realizó una RMf en reposo y un EITD. Para los datos de RMf se utilizó un análisis de componentes independientes híbrido para extraer la red neuronal por defecto (RND) grupal y las correspondientes evoluciones temporales. Para cada sujeto se realizaron regresiones múltiples de todo el cerebro vóxel a vóxel con las correspondientes evoluciones temporales de la RND. Se realizó una prueba de la t con los mapas de correlación de la RND resultantes para buscar diferencias entre grupos. Para los datos del EITD se realizó un análisis estadístico vóxel a vóxel de los datos de anisotropía fraccional para buscar diferencias entre grupos. Se realizaron correlaciones vóxel a vóxel para investigar la relación entre la conectividad cerebral y las medidas conductuales.

Resultados: Los resultados mostraron una alteración de la conectividad funcional y anatómica en las circunvoluciones frontal medial y cingulada anterior en pacientes con esquizofrenia. Además, la conectividad frontal en pacientes con esquizofrenia se correlacionaba positivamente con los síntomas y con medidas de capacidad cognitiva general.

Discusión: El presente estudio muestra hallazgos convergentes de RMf y EITD que son compatibles con la hipótesis de la desconexión en la esquizofrenia, particularmente en las regiones frontales mediales, a la vez que añade algunos conocimientos sobre la relación entre la conectividad cerebral y la conducta.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:schizophreniabulletin.oxfordjournals.org/

Abstract

Background: Schizophrenia is characterized by a lack of integration between thought, emotion, and behavior. A disruption in the connectivity between brain processes may underlie this schism. Functional magnetic resonance imaging (fMRI) and diffusion tensor imaging (DTI) were used to evaluate functional and anatomical brain connectivity in schizophrenia.

Methods: In all, 29 chronic schizophrenia patients (11 females, age: mean = 41.3, SD = 9.28) and 29 controls (11 females, age: mean = 41.1, SD = 10.6) were recruited. Schizophrenia patients were assessed for severity of negative and positive symptoms and general cognitive abilities of attention/concentration and memory. Participants underwent a resting-fMRI scan and a DTI scan. For fMRI data, a hybrid independent components analysis was used to extract the group default mode network (DMN) and accompanying time-courses. Voxel-wise whole-brain multiple regressions with corresponding DMN time-courses was conducted for each subject. A t-test was conducted on resulting DMN correlation maps to look between-group differences. For DTI data, voxel-wise statistical analysis of the fractional anisotropy data was carried out to look for between-group differences. Voxel-wise correlations were conducted to investigate the relationship between brain connectivity and behavioral measures.

Results: Results revealed altered functional and anatomical connectivity in medial frontal and anterior cingulate gyri of schizophrenia patients. In addition, frontal connectivity in schizophrenia patients was positively associated with symptoms as well as with general cognitive ability measures.

Discussion: The present study shows convergent fMRI and DTI findings that are consistent with the disconnection hypothesis in schizophrenia, particularly in medial frontal regions, while adding some insight of the relationship between brain disconnectivity and behavior.

La prevención de la esquizofrenia

PSIQUIATRÍA
ARTÍCULO ORIGINAL
Enfermedades mentales/psicosis/esquizofrenia

5/mar/2012 Schizophrenia Bulletin. 2011 Mar;37(2):257-261.

La prevención de la esquizofrenia.

(The Prevention of Schizophrenia.)
Autor-es: Alan S. Brown; John J. McGrath.

Resumen

Una serie de artículos que especulan sobre la prevención primaria de la esquizofrenia podría parecer excesivamente optimista, cuando no poco plausible. Sin embargo, no compartimos este grado de nihilismo. Se ha aprendido mucho sobre los factores de riesgo de la esquizofrenia en las últimas tres décadas. La incidencia de la esquizofrenia varía entre distintos lugares y a lo largo del tiempo1. Algunos grupos étnicos tienen un riesgo elevado de esquizofrenia cuando migran a determinados países, pero no en su país de origen2,3. Es casi seguro que estos gradientes se deban a factores de riesgo mediados por el ambiente. Parece razonable esperar que al menos algunas de estas exposiciones puedan ser modificables.

La investigación epidemiológica ha mostrado diversas exposiciones candidatas relacionadas con la infección y la nutrición, que se revisan en este volumen (véase Brown y Patterson4, McGrath y cols.5), así como otros múltiples posibles factores de riesgo como estrés psicosocial6,7, consumo de cannabis8-10 y edad paterna avanzada11,12, y otras disposiciones que desde nuestro punto de vista merecen un escrutinio cuidadoso. Ahora está preparado el escenario para lo «poco plausible», la prevención primaria de la esquizofrenia.

Abstract

A series of articles that speculate on the primary prevention of schizophrenia might seem overly optimistic, if not implausible. However, we do not share this degree of nihilism. Much has been learned about risk factors for schizophrenia over the last 3 decades. The incidence of schizophrenia varies between sites and over time.1 Some ethnic groups are at increased risk of schizophrenia when they migrate to particular counties but not in their country of origin.2,3 Almost certainly, these gradients are driven by environmentally mediated risk factors. It seems reasonable to expect that at least some of these exposures will be potentially modifiable.

Epidemiologic research has revealed a range of candidate exposures related to infection and nutrition, which are reviewed in this volume (see Brown and Patterson,4 McGrath et al,5), as well as a host of other putative risk factors such as psychosocial stress,6,7 cannabis use,8–10 and advanced paternal age,11,12 and other exposures which, in our view, are worthy of careful scrutiny. The stage is now set for the “implausible”—the primary prevention of schizophrenia.