Explorar los fármacos psicotrópicos en trastornos mentales e impacto en la infancia.

 

 

 

 

 

 

Explorar la eficacia de fármacos psicotrópicos

Leucht et al (pp. 97-106 ) sostienen que la percepción del beneficio de la prescripción de medicamentos psicotrópicos ha sido socavada por una serie de estudios e informes recientes, tanto en lo académico y lo estaba la literatura. Los autores también sostienen que en la práctica clínica se ha convertido en mucho más especializado, los psiquiatras pueden haber perdido el contacto con la base de pruebas de medicamentos fuera de su propio campo y por lo tanto son incapaces de juzgar la eficacia comparativa de los medicamentos psiquiátricos. En una revisión de los meta-análisis de 48 medicamentos en 20 enfermedades médicas y los medicamentos para el tratamiento de 16, de 8 de trastornos psiquiátricos, Leucht et al encontraron que estos últimos no fueron en general menos eficaz que la anterior. Los autores advierten, sin embargo, que cualquier comparación de los resultados en diversas enfermedades sólo puede ser realizado desde una perspectiva cualitativa, ya que cualquier mejora en los resultados sobre el placebo debe considerarse en el contexto de la enfermedad específica que se trate.
Aunque la prescripción de antidepresivos se ha generalizado, los estudios de la eficacia antidepresiva indican que la respuesta es muy variable e impredecible. Wiles et al (pp. 130-136 ) consideró que el papel de la gravedad de la depresión en relación con la probabilidad de respuesta a cualquiera de un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) o inhibidores de la recaptación de noradrenalina (NARI), en el contexto de un ensayo aleatorio llevado a cabo en de atención primaria. Seis semanas después de la aleatorización, poca evidencia de la interacción entre el tipo de antidepresivos y la gravedad de la depresión se ha encontrado.

Los trastornos mentales y la mortalidad

Las tasas de mortalidad elevado consistentemente encuentran entre las personas con trastornos mentales han sido un motivo de preocupación. Dos estudios se centran en esta cuestión en el Diario de este mes, una con sede en Finlandia y un segundo en los EE.UU.. En una muestra de base poblacional, Markkula et al (pp. 143-149 ) encontraron una elevación posterior al ajuste de la tasa de riesgo de muerte para aquellos diagnosticados al inicio del estudio con trastornos por consumo de alcohol y depresión. También encontraron una elevación en el riesgo de muerte no natural para las personas diagnosticadas con trastornos de ansiedad o dependencia del alcohol. Centrándose específicamente en la mortalidad asociada a la depresión entre las personas que han sufrido un infarto agudo de miocardio, Scherrer et al (pp. 137-142 ) encontró que el riesgo fue mayor para los pacientes con depresión no es suficientemente atendido, y que el riesgo también estuvo presente para las personas con depresión resistente al tratamiento . Los autores señalan que en este último grupo, el aumento de riesgo de mortalidad se explica en parte por la presencia de trastornos comórbidos.

Impacto de las primeras experiencias de la vida

Leer y Bentall (pp. 89-91 ) consideran muy prometedor el creciente interés entre los investigadores en la consideración de las experiencias negativas en la niñez en relación con el desarrollo de problemas de salud mental en la vejez, y piden más investigación para ser dirigida hacia la comprensión de lo biológico y lo mecanismos psicológicos implicados. También nos recuerdan la importancia de preguntar acerca de acontecimientos de la infancia en el ámbito clínico con el fin de optimizar las formulaciones y planes de tratamiento.
Keyes et al (pp. 107-115 ) frente a la cuestión de si el maltrato en la infancia aumenta la vulnerabilidad a una amplia gama de trastornos mentales específicos a través de diferentes mecanismos específicos o por medio dando lugar a una responsabilidad civil a las dimensiones de la psicopatología.Utilizando un enfoque de variables latentes para analizar los datos obtenidos de una muestra representativa nacional de adultos de los EE.UU., los autores encontraron que la asociación entre el maltrato infantil y los trastornos psiquiátricos comunes estaba mediada por la responsabilidad de desarrollar internalización y externalización psicopatología. Efectos específicos de género también se encuentran en relación con determinados tipos de maltrato: maltrato físico se asoció con la responsabilidad de externalización en los hombres y la internalización de responsabilidad en las mujeres.
Los niños de madres deprimidas se sabe que son un riesgo elevado de una serie de problemas de desarrollo y salud mental. Los datos de la muestra ALSPAC fueron utilizados por Barker et al (pp. 124-129 ) para investigar el impacto relativo de la exposición a la psicopatología materna en comparación con factores de riesgo asociados (tales como tener una sola persona, siendo de un nivel socioeconómico bajo y haber nacido una joven madre). Además de los efectos de la exposición a la depresión materna, la exposición a cada factor de riesgo aumenta las probabilidades de trastornos de internalización y externalización en niños y niñas al menos un 20%. Los autores concluyen que las estrategias de prevención deben ser dirigidos al tratamiento de la depresión materna, así como dirigidas a los factores de riesgo asociados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s