Neurociencias/Enfermería/Psicología/Patologías.

 

 

 

PATOLOGÍAS

En estos momentos, Lilly contribuye con tratamientos para la Depresión, la Esquizofrenia, el Trastorno Bipolar,  y el Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH).

MATERIALES PARA PACIENTES

En esta sección tiene a su disposición material de apoyo que podrá ser de ayuda para sus pacientes y los familiares de estos.

FUENTE: http://www.lillypro.es

ESQUIZOFRENIA
La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más graves que existen. Comienza en una edad temprana de la vida y cursa con ideas delirantes, alucinaciones auditivas, trastornos de conducta y con frecuencia con un deterioro progresivo en las esferas personal, familiar, social y ocupacional de la vida del sujeto. Esta enfermedad afecta al 1% de la población mundial. Aunque es una patología que se puede tratar en muchos casos, todavía requiere que se tome medicación por periodos prolongados de tiempo, dado que no se conoce un tratamiento curativo. Aun así, la investigación que se viene realizando en los últimos años ha conducido a nuevas y más seguras medicaciones y se sigue avanzando en distintas áreas lo que sin duda traerá consigo mejoras en la situación de los pacientes.
Uno de los principales obstáculos para el éxito del tratamiento y del control de la esquizofrenia es laestigmatización, frecuentemente asociada a este trastorno. La estigmatización puede dar lugar a unadiscriminación grave que aumenta innecesariamente los problemas de las personas con esquizofrenia. Tal discriminación limita la cantidad de recursos disponibles para el tratamiento del trastorno, la disponibilidad de vivienda, las oportunidades de empleo y las relaciones sociales. Esta estigmatizaciónno sólo afecta a aquellos que padecen el trastorno, sino también a sus familiares, los cuidadores y los profesionales sanitarios y supone un importante obstáculo para el éxito del tratamiento, el control de la enfermedad y la reintegración de los enfermos en la sociedad.

 

TRASTORNO BIPOLAR
El trastorno bipolar, también conocido como trastorno maniaco-depresivo, afecta al estado de ánimo de una persona, a su comportamiento y a su forma de pensar. Los síntomas varían de un estado de ánimo que oscila de la fase maniaca de la enfermedad (caracterizada por sentimientos de euforia, optimismo extremo, excesiva autoestima, dificultad para dormir, realización de actividades de riesgo) a una fase depresiva (sentimientos de culpabilidad, tristeza, ansiedad y, en ocasiones, pensamientos suicidas). Además, algunos pacientes pueden presentar algunos síntomas psicóticos, como creer que tienen poderes especiales, o presentar una paranoia. Entre las fases maniacas y depresivas, los pacientes experimentan períodos de estabilidad del ánimo más o menos duraderos.
El tratamiento de la enfermedad intenta que se mantenga esta estabilidad y no se produzcan episodios de manía y/o depresión. El trastorno bipolar es una patología médica persistente, de larga duración.  Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el trastorno bipolar supone la sexta causa de discapacidad en el mundo.

DEPRESIÓN

La depresión es una enfermedad frecuente; se calcula que sólo en España  hay entre 1.200.000 y 1.500.000 enfermos por depresión. Las causas de esta enfermedad (biológicas, psicológicas y externas), actúan a la vez produciendo malestar mental y también físico en las personas que la padecen.
La depresión produce un conjunto de síntomas como estado de ánimo persistentemente triste; pérdida de interés o placer en todas o casi todas las actividades con las que con anterioridad se disfrutaba; cambios en el apetito y/o peso; problemas de sueño; pérdida de energía, fatiga o decaimiento; sentimientos de inutilidad, de incapacidad o de desesperanza; dificultad para concentrarse; pensamientos sobre la muerte o el suicidio, así como intentos de suicidio; inquietud e irritabilidad, y síntomas físicos como dolores de cabeza, dolores musculares, sensación de opresión en el pecho, estreñimiento o diarrea y mareos.
Los síntomas de la depresión pueden variar, tanto en intensidad, como en duración.  La depresión puede manifestarse en forma de síntomas graves que incapacitan al paciente para llevar una vida normal respecto a su trabajo, a su familia o a sus relaciones sociales.  Estos síntomas aparecen en forma de episodio que puede durar varios meses y, a veces, se presentan más de una vez en la vida.  En otras ocasiones los síntomas son menos graves, pudiendo ser persistentes, o incluso estar presentes durante años, si no se tratan convenientemente.
Son varias las causas por las que una persona puede padecer depresión.  Se cree que en ocasiones tiene que ver un factor hereditario, en otras está relacionada con situaciones de tensión o dificultades en la familia o en el trabajo, pero siempre según se ha comprobado, se producen  alteraciones en los neurotransmisores, sustancias químicas presentes en el cerebro.  Los antidepresivos actúan sobre estos sistemas de neurotransmisión alterados.
La recuperación de los episodios depresivos se puede producir en gran parte de los pacientes, para ello es esencial que el paciente siga todas las indicaciones de su médico.
TDAH
El TDAH es un trastorno que afecta  del 2 al  5% de los niños en edad escolar y se manifiesta en niveles de atención, concentración, actividad, distractibilidad, e impulsividad inapropiados para su edad. Se calcula que entre un 30 y un 60% de los niños con este trastorno seguirá con síntomas en la edad adulta.
El TDAH afecta aspectos fundamentales de la vida del niño. Desde muy pequeño se puede sentir ajeno al grupo de amigos o compañeros y percibir el rechazo en varios los ámbitos en relación al conflicto que genera en su entorno. Estos pacientes generalmente tienen dificultad para fijar la atención, seguir unas pautas sencillas de comportamiento o recordar la necesidad de realizar tareas, lo que a menudo le lleva al fracaso escolar, baja autoestima, inseguridad afectiva, etc. que pueden repercutir en la adaptación en la edad adulta.
El tratamiento de los niños con TDAH es multimodal, es decir, implica simultánea y coordinadamenteterapéutica farmacológica, psicológica, psicopedagógica y psicosocial. Ninguna de estas modalidades es única, exclusiva, ni puede sustituir a las demás.

NEUROPATÍA DIABÉTICA DOLOROSA

La neuropatía diabética dolorosa (NDD) es una de las complicaciones más temidas de la diabetes mellitus (DM)y se define como la presencia de dolor por alteración de los
nervios periféricos a causa de la DM. Se puede manifestar clínicamente de diversas formas y su presencia es reflejo de una alteración funcional multifactorial de los nervios periféricos.
El dolor en la NDD se percibe como el resultado de la suma de 2 percepciones:
una, puramente sensorial, y la otra, afectiva y emocional. De estos sentimientos conjuntos nacen conductas emocionales de frustración, ansiedad y depresión que empeoran la percepción dolorosa y que aportan elementos complejos y de amplificación que suelen complicar la terapia cuando el dolor permanece durante largo tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s