Ejercicio físico y funcionamiento intelectual.

 

 

 

Ejercicio físico y funcionamiento
intelectual
M. Martín Carrasco
Clínica Psiquiátrica Padre Menni – Pamplona
Fuente: http://www.sepsiq.org
Conforme la esperanza de vida se va alargando y la generación de postguerra  –
conocida en los países occidentales como el  baby boom– se adentra en la vejez,
comenzamos a apreciar plenamente las consecuencias de una verdadera
revolución demográfica. El número de personas de 85 años o más se está
incrementando rápidamente, y las personas nacidas entre 1939 y 1960 se
aproximan a los sesenta: ambos grupos contribuyen significativamente a este
cambio demográfico.
A la vez, se da el hecho de que las personas mayores se mantienen saludables
desde el punto de vista somático hasta edades más avanzadas. Este hecho,
conocido como “compresión de la morbilidad”, supone que las personas se
mantienen sanas hasta edades más avanzadas, para luego alcanzar una fase de
enfermedad y discapacidad relativamente cortas, hasta el fallecimiento.
Pero, desgraciadamente, no ocurre lo mismo con las demencias, ya que el riesgo
de padecer una enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia aumenta
rápidamente con al edad a partir de los 70 años. Por lo tanto, el envejecimiento de
la población traerá consigo un aumento dramático de la frecuencia de personas
con demencia, a no ser que se consiga identificar, probar y poner en práctica
estrategias para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad, o para retrasar
significativamente su progresión. Naturalmente, existe un enorme interés en este
área, y numerosos grupos de investigación están centrados en la misma.
Un hallazgo relativamente sorprendente en este sentido consiste en el potencial de
la actividad física como intervención para mejorar el funcionamiento cognitivo y
quizás incluso disminuir el riesgo de demencia. Existen varios estudios
epidemiológicos que apoyan la asociación entre ejercicio físico y un mejor
funcionamiento intelectual, aunque no exista un acuerdo generalizado entre todos
los resultados. Los estudios realizados en animales de laboratorio  – por ejemplo,
ratones o perros de raza  beagle – confirman que los especimenes sometidos a
entrenamiento físico conservan mejor sus capacidades intelectuales y destrezas
aprendidas a pesar de la edad. También se han llevado a cabo estudios
controlados en humanos, en los que diversos grupos de personas voluntarias se
asignan al azar a distintas modalidades de intervención: por ejemplo distintas
modalidades de ejercicio o ejercicio asociado a otras técnicas preventivas, como
estimulación cognitiva.

 

 

 

 

Las conclusiones más importantes, todavía provisionales,
pero ya muy avaladas, son las siguientes:2
1. El ejercicio aeróbico  –por ejemplo, pasear, nadar o pedalear- es la
modalidad de actividad física que más se asocia a un mejor funcionamiento
mental. En esta categoría se incluyen los trabajos de huerta o jardín.
2. Los mejores resultados se obtienen con la combinación de ejercicio físico
aeróbico con alguna modalidad de ejercicio intelectual, especialmente
aquellas que estimulan la denominada “inteligencia cristalizada” (por
ejemplo, memoria a largo plazo, capacidades verbales, lectura, vocabulario,
etc.).
3. La variedad de ejercicios practicados y el realizarlos de forma social  –es
decir, en grupo– mejora los efectos beneficiosos del ejercicio. Por ejemplo,
en algunos estudios se ha encontrado que las personas que practicaban
hasta cuatro modalidades distintas de ejercicio obtenían los mejores
resultados a la hora de prevenir la demencia.
4. Existe un efecto umbral, que puede establecerse en torno a los 20-30
minutos de práctica continua de ejercicio, por debajo del cual desaparecen
los efectos beneficios de la actividad física.
5. Los efectos beneficiosos se han más consistentes cuanto más prolongado es
el periodo de práctica, aunque los primeros resultados se aprecian a las
pocas semanas de inicio de la actividad física.
6. La práctica de ejercicio se asocia también con otros resultados positivos,
como el mantenimiento de la autonomía y la independencia. Los sujetos
que no se ejercitaban eran más propensos a necesitar ayuda en su domicilio
o a ingresar en centros residenciales.
7. Las propiedades benéficas del ejercicio físico sobre la capacidad mental se
optimizan cuando se combinan con una dieta rica en vegetales y aceite de
oliva  –la famosa  dieta mediterránea– y con un control adecuado de la
tensión arterial y de la diabetes.

 

Quizás lo más interesante de estas observaciones es que los estudios científicos
coinciden con el sentido común y con lo que cada uno puede apreciar en sí mismo
y en las personas de su entorno: las personas físicamente activas envejecen mejor
y no solo desde el punto de vista físico, sino también cognitivamente. Es probable
que tengamos un recurso eficaz para retrasar la enfermedad de Alzheimer más a
mano de lo que hubiésemos podido suponer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s